Dar el paso de adquirir una segunda vivienda es una decisión importante para la que bien vale tener tanto la teoría como la práctica bien estudiada. Con la lección aprendida sobre la compra del primer inmueble llega ahora el momento de valorar las características y novedades a las que uno se enfrenta cuando quiere sumar un nuevo activo inmobiliario.

Las hipotecas de segunda propiedad son una buena alternativa para todos aquellos que apuesten por este tipo de inversiones. Una fórmula para responder a parte de los gastos que supone dar este paso, más cuando todavía se está haciendo frente al desembolso derivado de la compra de una primera residencia.

Operaciones medidas al detalle para una compra con las mayores garantías

A la hora de dar el paso es importante conocer que las entidades y empresas de financiación examinarán en qué punto se encuentra la economía familiar. Revisando la estabilidad a la hora de afrontar los pagos y la capacidad de asumir un nuevo e importante endeudamiento. Una radiografía precisa para determinar los riesgos y no generar en el medio y largo plazo problemas que puedan afectar a los hogares.

En la mayoría de entidades, las condiciones para conceder una hipoteca de segunda propiedad suelen ser mucho más restringidas que cuando se trata de la primera. Las enseñas de corte más tradicional son más temerosas en este tipo de concesión, al considerar que las familias asumen mucho más riesgo. Es por ello que los porcentajes de dinero prestado suelen ser mucho menores.

Todo depende claro está, ya que se mira con lupa la estabilidad económica de los solicitantes y su realidad laboral en el escenario del largo plazo evaluando al detalle las vinculaciones contractuales con sus empresas, el montante de ingresos y nivel de endeudamiento mensual.

Productos hipotecarios ajustados a las necesidades
de cada hogar

Las empresas de financiación, especializadas en este tipo de hipotecas de segunda propiedad, ofrecen condiciones más flexibles para dar el paso de ampliar el patrimonio de una manera cómoda y mucho más sencilla. Conocer las oportunidades que ofrecen es clave para contar con una visión completa de la oferta financiera y optar, finalmente por aquellos productos que mejor encajen con las necesidades y particularidades de cada hogar.

De igual manera, muchas entidades bancarias exigen la presentación de avales de tipo hipotecario en los que pueden figurar desde la vivienda recién adquirida, es decir esa segunda residencia, a la primera en propiedad. Una forma de cubrirse las espaldas y contar con mayores garantías ante posibles eventualidades a la hora de afrontar los pagos.

Cálculos y simulaciones para adquirir una segunda residencia sin sobresaltos

Otro tipo de respaldos exigidos para poder cerrar esta clase de operaciones llegan de avales familiares que a través de sus bienes o patrimonio dan respaldo a las operaciones de compra de una segunda propiedad. Una opción que los especialistas en economía doméstica aconsejan descartar, ya que a la larga plantean múltiples problemas que, en más de una ocasión hacen saltar por los aires la armonía del hogar llevando, incluso a las familias a los juzgados. Si te encuentras con un problema con este tipo de hipoteca no

dudes en contratar a un abogado de hipotecas y asesorarte bien.

De una forma o de otra, lo importante antes de afrontar la compra de un segundo inmueble es conocer bien las opciones que brinda el mercado hipotecario. Planificar de manera detallada y en el horizonte temporal del medio plazo cómo podremos afrontar las cuotas y gastos derivados de esta nueva adquisición.

Se trata de cálculos y simulaciones necesarias para responder a esa compra de un segundo inmueble con las mayores garantías posibles. Una forma acertada para exprimir al máximo la inversión realizada en una segunda residencia, ya sea para disfrutarla en primera persona o pensando en ella como una fuente de futuros ingresos.

Publicado por OkHipotecas

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *