Las hipotecas otorgadas a personas con bajo nivel de solvencia (hipotecas subprime), o en otras palabras, con un limitado poder adquisitivo (que los hace un activo de alto riesgo, ya que la posibilidad de no pagarse en tiempo y forma las cuotas, aumenta), comenzaron a ser ejecutadas, debido a que las cuotas crecieron, producto del aumento de las tasas de interés, resultándoles imposible hacer frente a las cuotas.

Desde el 2004 la Reserva Federal, comenzó a elevar progresivamente las tasas de interés, pasando del 1% a casi el 6%.

En el 2007, estallará la burbuja inmobiliaria, producto de la especulación de varios inversores, que comenzaron a alarmarse en el 2007.

¿Pero como esto afecta al mundo entero?

Los bancos que otorgaban créditos hipotecarios, tendrán un límite para otorgar estos créditos; pero lo que hicieron, fue vender la deuda a fondos de inversión o planes de pensión, de tal forma de disminuir la cantidad de créditos y así otorgarlos nuevamente.

Aquellos inversores de los fondos de inversión atraídos por los interesantes beneficios, pronto se vieron en problemas, ya que sus fondos no podí­an cobrar, con el lamentable efecto de no poder pagarles.

Los créditos se contraen, la desconfianza crece y los mercados bursátiles se desploman, ante el pánico generalizado.

Los bancos se encuentran ante la falta de liquidez, con pérdidas importantes y con la urgencia de hacer frente a las deudas.

Publicado por camaltec

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *